“Los amo”. Ese fue el mensaje que dejó Elizabeth Parrish en el celular de sus hijos y su esposo aquella mañana del 16 de septiembre de 2015. Había partido de Estados Unidos sin contarles las causas reales de su viaje. Hacía poco que le había dado vida a BioViva, un emprendimiento de biotecnología radicado en Washington, que surgió casi por accidente. A uno de sus hijos de 9 años le habían diagnosticado diabetes de modo inesperado. Sin antecedentes familiares ni dolencias intermedias que hicieran presagiar la enfermedad.

Con su niño en tratamiento, sus estudios en ciencia y un MBA en negocios internacionales, se dedicó a tratar de entender los porqué de la enfermedad que había aparecido. Se obsesionó. Asistió a cientos de conferencias por el mundo, hasta que entendió que encontrar financiamiento para una investigación que permitiera encontrar una solución a situaciones genéticas repentinas no podía ser demasiado difícil. Fundó su compañía con el objetivo de ahondar en la investigación genética. Una serie de avances en su propio laboratorio habían demostrado que un tratamiento en particular efectuado sobre ratones en el laboratorio, los convertía en una versión más joven y mejorada de sí mismos en cuestión de horas.

Conocé a la mujer que rejuvenece a medida que pasa el tiempo en mi última #entrevista para @lanacion #Bienestar

#FlaviaTomaello #longevidad #wellness #salud #calidaddevida #juventud #reportaje #periodismo #journalism

https://www.lanacion.com.ar/salud/elizabeth-parrish-la-mujer-que-rejuvenece-con-el-paso-del-tiempo-nid24112023/