Estancia La Bandada, ubicada en San Miguel del Monte, inaugura el 15 de diciembre “Alaverde”, un espacio para eventos, con vistas al campo y a la huerta. Su nombre sugiere el ala verde de un ave; o un ala edilicia que guarda la línea arquitectónica de la casa principal y el espacio de la pileta; y refiere también al verde de todos los ingredientes, texturas y sabores que llegaran a la mesa en La Bandada. 
Este nuevo espacio es el resultado de varios años de experiencia en recibir huéspedes y de coordinar eventos. Un salón de usos múltiples construido sobre los basamentos de una edificación antigua de la estancia, optimizando las vistas y los espacios. 
Tiene vista amplia a la huerta, los frutales y al corredor de árboles autóctonos argentinos, que aseguran reparo y biodiversidad, necesaria para el cuidado biológico de la producción de frutas y hortalizas. 
Alaverde es de diseño colonial en su exterior, en armonía con las líneas rectas y simples que caracterizan a todos los edificios del casco. En el interior del gran salón la textura de viejos ladrillos transporta al pasado de un edificio que tuvo otros usos. La decoración es de estilo campero con mucha calidez. Las mesas son cuadradas de estilo antiguo con sillas Thonet. La puerta principal es de cedro y la barra de estilo inglés también es de cedro. Hay un área de lounge con sillones de Chester y un hogar a leña. En total son 200 m2 cubiertos y 60 m2 semicubiertos. 
El acceso a la estancia es por asfalto, desde la ruta Provincial 41, en el Km 120. Se atraviesa la tranquera de madera y, entre árboles centenarios, se descubre la casa de La Bandada, una elegante estancia de estilo colonial con el clásico encanto de las pampas. El jardín que rodea la casa con sus ginkgo-bilobas, sus álamos y pinos que perfuman el ambiente, es el espacio perfecto para relajarse, disfrutar del aire de campo y de sus costumbres. Un poco más allá la gran pileta con magnífica vista al parque; y pasando un monte se llega a la granja y caballerizas, huerta y al salón Alaverde.
 Los eventos en el campo, con mucho espacio y aire libre llegaron para quedarse. El entorno de naturaleza, los jardines, la diversidad de espacios y actividades hacen de una locación perfecta para eventos sociales o corporativos. El paisaje es parte de la decoración: los imponentes horizontes sin límite de la pampa húmeda; las sombras y contrastes del jardín arbolado, los altos pastizales y los atardeceres largos y bellos de la pampa. 
Eventos y encuentros de hasta 100 personas se pueden celebrar en La Bandada. La casa principal, con cinco habitaciones para huéspedes, es un buen complemento para eventos que requieren que parte o todo el grupo pueda alojarse en un lugar confortable, exclusivo, y de calidez envolvente. 

Se podría definir la cocina en La Bandada como una cocina “kilómetro cero” ya que la gran mayoría de los ingredientes apenas hacen unos metros para llegar de la huerta a la mesa. También allí mismo se produce leche de cabra, huevos, pollos. Todas producciones orgánicas, tan coloridas como saludables. Una cocina que busca lo sustentable, el equilibrio con lo natural. Productos orgánicos, del campo a la mesa.
La cocina se destaca por la simplicidad y nobleza de los ingredientes. Los platos son todos de elaboración casera, desde las jugosas empanadas hasta el mejor dulce de leche. Se trae a la mesa lo mejor de los sabores típicos argentinos, tanto de la herencia europea como la criolla.
Una de las especialidades de La Bandada es el asado. Hay un patio de fuegos con parrilla, asador y fogonero. Los encuentros alrededor del fuego son parte de la experiencia. Junto al parrillero se puede aprender los secretos de un buen asado mientras se disfruta de unas ricas empanadas y una copa de vino. 
La variada selección de platos caseros cambia de acuerdo con las estaciones y la producción de la huerta. Estos sabores tradicionales se maridan con una amplia variedad de vinos de etiquetas argentinas que fueron seleccionados cuidadosamente.  Según el evento se puede elegir el menú acorde al contexto.