Bajo la sombra del coronavius hubo muchos cielos nubosos. Algunos supieron crear su arcoiris para tiempos de tormentas sin esperar a que aclare. Aquí te cuento la historia de Beehat.

Había una vez una mariposa que con el suspiro de su ala tranformó el mundo. La cadena de favores genera cambios. Por pequeño que sea el movimiento, si involucra y reparte, siempre multiplica. Siempre se habla de los grandes éxitos cuando cumplen muchos aniversarios y tienen millones de productos vendidos. Sin embargo esta es la historia de hormiga de un bebé emprendimiento que tiene un mes.

Virginia Asseff y Lucila Rodriguez Carniglia son ambientadoras de eventos (@felicidadrodante). El marido de una de ellas es otografo (@smilephotoba)  y cuando vieron cómo se proyectaba la situación en y pos cuarentena se reinventaron con los recursos disponiles.

Como los primeros prototipos los hicieron cuando todo estaba cerrado, aprovecharos insumos textiles de eventos. transformaron telas de almohadones y banderines a pilusos y tapabocas. El equipo de produccion y coordinación pasó a coordinar toda la logística y la administrativa. El team de armado de los eventos hace las entregas que les son posibles por zona. Se sumó @smilephoto.ba en la dirección de Imagen y manejo de redes sociales, en tanto los amigos Bonito, que apostaron a la marca, los ayudaron con las pautas en redes y algo de comunicación.

Hoy son 12 personas que después de un mes de no comunicarse porque no tenían nada que decirse, no sólo están trabajando, sino que lograron volver a estar conectados, entusiasmados y con quehacer que además les genera un ingreso y genera compras de insumos y movimiento físico y mental por donde se mire.

Cuestión de cabeza

La inteligencia se trata de usar la cabeza. Cuestión que decidieron hacerla protagonista de su proyecto improvisado, pero nada poco pensado. Así el Beehat es un sombrero Bucket ó Piluso con máscara protectora integrada que cubre el cabello, ojos, nariz y boca evitando que, distraídos, se toque facilmente esas zonas, reduciendo el riesgo de contagio propio y/o de terceros.

Está realizado con tejido 100% algodón semi impermeable y frente de PVC ultra transparente que permite una excelente visibilidad actuando como barrera de agentes externos, también es atóxico, apto para la confección de productos para bebés, niños y uso medicinal. Se puede higienizar fácilmente con sprays a base de alcohol o lavar en el lavaropas junto con ropa sin cierres para que no raye el plástico.

 Para niños tenemos hay, además, un diseño Pirata para los que necesitan un empujoncito lúdico para “animarse a salir”

Todos los Beehats de niños vienen con golosinas (monedas piratas y gotitas de amor) para festejar la llegada del producto y relacionarlo con algo “feliz” y que viene a darnos más libertad.