Crear concepto que cobije una idea, le dé marco, integre aspiraciones y construya adeptos es un desafío que en medio de la urgencia gastronómica se suele dejar de lado. En Pez, Almacén de Congelados armaron un club con fundamentos y todo eso se saborea al final de la historia.

La idea puede ser sublime, pero sólo las que se concretan son exitosas. Mirar el panorama haciéndos vicera y no encontrar el horizonte de la cuarentena.. ese es el escenario. Pero los intrépidos no pierden la pasión. Con una historia breve, el mar embravecido no les es ajeno. Pez, Almacén de Congelados, abrió su primer local en el mes de noviembre del año pasado. Su interés fue lanzar una tendencia dentro de la comercialización estilo delicatessen del pescado.

Pudieron ponerle una sazón diferente a la pescadería de barrio. Impusieron un gap partiendo de la  pescadería convencional, para ponerle estilo: cambio la imagen, trascendencia absoluta a la calidad del producto y uno de los atributos esenciales, del que se jactan de ser los únicos: el perfume. En sus locales el olor se saca un cero.

Construyeron su diferencial de concepto en esos tres plialres gracias a un método de congelación que se llama IQF (Individual Quit Freezing). donde se congelamos pieza por pieza. Así, se llega al consumidor final conb la posibilidad de que pueda consumir lo que quiera en su casa. Así, el que se lleva un kilo de merluza lo hace en filetes congelados por separado, no en bloque, así se puede sólo utilzar los trozos que se necesiten y mantener freezado el resto. No necesita descongelarse para la cocción o preparación, directamente se vierte en la cocción.

Al ser de manera rápida, los productos no necesitan ningún tipo de químicos o preservantes que, debido al cambio brusco de temperatura, hace que se reduzca de forma importante la presencia de microorganismos. Este tipo de congelación hace que se formen cristales pequeños dentro del producto, lo que evita que las células de los tejidos se rompan. De esta manera logra conservar todas sus propiedades.

La atención de experto le pone pasión al disfrute de lo que se lleva. Hay consejos y sugerencias para cada adquisición.

Filet de Merluza, merluza Negra, salmón Rosado del Pacífico y ahumado, pencas de Salmón al vacío, pulpo español, filet de lenguado, pez gallo y gatuzo, abadejo, trozos de atún, mero, trucha, palitos de mar, cornalitos, anchoas extra virgen, mejillón pelado, media valva y pre-cocidos, berberechos, almejas, vieiras, langostinos pelados y desvenados, camarón cocido pelado y una enorme oferta de rebozados. Un verdadero mar al alcance de la mano que llega urgente a tu plato con quien quiere que goces con lo que te ofrece.Una gran idea para enseñarte a pescar mejor lo que comés.